Ilustración: Marco Villar.

PRIMER LUGAR

Sombra de perro

Jueves: escucho el que será el último alarido de un perro que un neumático revienta en calle Maturana. Viernes: desde mi ventana veo su cuerpo bajo un manzano en la vereda. Ya duerme con las vísceras al aire. Domingo: hierve de una vida que no es la propia. El hedor llega hasta mi cuarto. Miércoles: llueve. Una mancha de aceite se desliza con lentitud hasta la cuneta. Martes: una fruta madura ha venido a caer a su esqueleto, allí donde cupo el corazón. Miércoles: otra lluvia deja sus huesos limpios como teclas. Jueves: llegan otros perros y se los llevan.

Mario Moreno, 76 años, Coyhaique.

Ilustración: Niño Pan.

SEGUNDO LUGAR

La prueba

La micro iba llena. Alcancé a subir. El profe no correría la prueba de nuevo, así que como pude me puse a leer. Se trataba de una guerra, un tal Aquiles y un caballo de madera. O algo así. Una cuadra antes de llegar al liceo estiré el brazo y toqué el timbre, pero la puerta no abrió. Volví a tocar, pero no pasó nada. Noté que el chofer me hacía gestos extraños y que hablaba en voz baja, muy baja. Entonces comprendí que debía guardar silencio, porque no saldríamos de allí dentro hasta el anochecer. Espada en mano, aguardé.

Miguel Villalobos, 31 años, La Granja.

Ilustración: Marcelo Escobar.

TERCER LUGAR

La fosforera

Por fuera se vislumbra el paisaje de un valle, y en el horizonte, un volcán nevado. Ninguno de ellos lo ha visto, pues están encerrados entre cuatro paredes, amontonados, mirándose unos a otros, preguntándose quién será el próximo. Sus enrojecidas molleras y largos cuerpos golpean las paredes del cuarto cada que éste se balancea y, ansiosos, presienten a la muerte rondando su encierro. Súbitamente, una pared se moviliza abriendo paso a una luz enceguecedora, uno de ellos es alzado y golpeado en la cabeza. Ahora es una chispa, el relámpago que dará vida al fuego de la estufa.

Marión Mena, 25 años, Renca.

Ilustración: Balbonta.

PREMIO AL TALENTO INFANTIL

Color

La hoja en blanco, mi mente en blanco, y el pañal blanco de mi hermano estaba café.

Sebastián Ramos, 11 años, La Serena.

Ilustración: Florencia Mella A.

PREMIO AL TALENTO JOVEN

El nuevo espacio común

Si hay algo que jamás habría pensado es que mi casa pudiera ser tantos lugares a la vez. En un abrir y cerrar de ojos tuve el colegio en mi pieza, el gimnasio y el cine en el living, el parque de rampas para mi bici en el patio, la peluquería en el baño y el bajón al cual iba a la una de la mañana a comer completos o papas fritas ahora era mi cocina.

Ariel Carvajal, 17 años, Maipú.

Ilustración: Magdalena Fuenzalida.

PREMIO AL TALENTO MAYOR

Ilusión escondida

Nunca he confesado a nadie que cada vez que se acerca una polvareda por mi calle imagino que son mis hijos que vienen a visitarme para darme una sorpresa. En ese instante me quito el delantal, me arreglo el cabello y me siento a esperar...

Mercedes Navarro, 69 años, La Florida.

Ilustración: Carles Ballesteros.

PREMIO AL TALENTO BREVE

Gracias

Quiero dar las gracias a la Primera Línea de este cuento.

Javier Antonio Campos, 26 años, San Miguel.

Ilustración: Cristina Tapia.

PREMIO AL MEJOR RELATO DEL FUTURO

Encierro

Xaya abandonó el cubículo a buen paso. Entró en el naturespacio, puso el ojo en control y traspasó la puerta para dirigirse al área Summer. Había programado un día completo de verano y no quería perder un sólo minuto. La luz del sol la llenó de gozo tras cuarenta días de encierro en la esfera madre. Tenía un invitado, un ciberamigo que vendría en virtual pero que le había asegurado que estarían tan cerca que podrían olerse y tal vez darse un beso. La hacía reír AZ21 con sus locuras. Darse un beso. En qué épocas ancestrales se haría eso.

Georgina Agurto, 87 años, La Reina.

Ilustración: Pamela Manríquez.

MENCIÓN HONROSA

En negativo

Se levanta a las siete (sin despertador). Desayuna pan tostado (sin mantequilla) y té (sin azúcar). Se viste elegante (sin motivo). Camina a la Caja (sin fuerzas). Cobra su pensión (sin sorpresas). Se salta la farmacia, la luz, el agua y el gas (sin dolor). Alimenta a las palomas (sin apuro). Toma la micro (sin Bip). Sube al último piso de la torre más alta (sin escaleras). Se lanza al vacío (sin vergüenza).

César Becerra, 33 años, Santiago.

Ilustración: Diego de Arena.

MENCIÓN HONROSA

Mamá ciudad

Aprendí a escribir paseando. Mamá me llevaba de la mano con mi libreta y mi lápiz mordisqueado a construir repertorios de palabras. Dictaba: Cordillera: Montaña que tiene la espalda larguísima. Edificio: Casa alta que no camina aunque tenga muchos pies de altura. Inmigrante: Gente que guarda en los zapatos kilómetros y kilómetros. Reconocer: Verbo que se lee al derecho y al revés porque es en los espejos donde aprendemos quiénes somos. Santiago: Palabra que tiembla sin caerse. Gracias a ella amo esta ciudad que, para mí, siempre tendrá faldas largas y unas manos suavecísimas.

Jesús Lugo, 28 años, Valdivia.

Ilustración: Alexis Díaz.

MENCIÓN HONROSA

El teléfono

Era de los últimos teléfonos públicos que quedaban en Santiago. Sonaba todos los días a las diez de la noche, y nadie se atrevía a contestarlo. Muchas historias se contaban al respecto, tan locas como que al contestar una voz tenebrosa te diría la hora de tu muerte. Un día me atreví a contestar, a pesar de las advertencias de la gente. Al levantar el auricular una voz me dijo: ¡Vota por mí en las siguientes elecciones!

Elizabeth Cortés, 32 años, Providencia.

Ilustración: Natalia Cheo González.

MENCIÓN HONROSA

Madera húmeda

«Me voy a vivir a Chiloé.» Y vendió su auto. Y arrendó su casa. Y regaló su ropa. Y respiró aliviada. En el metro rumbo a la Alameda se alegró de su decisión. Esa vida de urbe no era para ella. Cambiaría. La naturaleza la haría feliz. La tranquilidad. Hoy, a dos meses de haber partido, la ha llamado una amiga. «Soy muy feliz aquí», le dijo. En el porche de madera húmeda, las maletas esperan por el taxi de retorno.

Liany Vento, 38 años, Concepción.